Con el comienzo del curso, también empiezan los agobios y los ‘’tengo que hacer mil cosas’’, ‘’no tengo tiempo para nada’’, ‘’no puedo quedar porque estoy sin parar’’, etcétera.

No siendo ninguna experta en el tema, pero teniendo la cabeza en muchos proyectos a la vez, me gustaría compartir varios tips sobre cómo organizar tu tiempo para que puedas hacer todo aquello que quieras, sin agobios y con calma.

Tip 1: Listas

Intuitivamente, hacemos listas. Listas de la compra, listas con qué queremos meter en una maleta, y, cómo no, listas de tareas.

Hay muchas formas de hacer estas listas, pero básicamente necesitas un folio y un bolígrafo. Escribir todas las tareas pendientes que tienes hace que ese agobio en el pecho se vaya. Puedes hacerlo divido en secciones: universidad, tareas domésticas, ocio… O simplemente todo junto, como a ti te funcione. Sea como sea, no hay nada más placentero que ver al final del día una lista con todas las tareas tachadas.

Además, una de las mejores cosas que te da el hacer listas es que al ir tachando lo que vas cumpliendo, te reconforta verte logrando tus objetivos. Intenta marcarte objetivos que puedas cumplir y no demasiado difíciles e incluso imposibles pues te desmotivará en tu camino.

Tip 2: Agenda

Tener una agenda es fundamental para saber dónde y cuándo tienes que estar. Desde reuniones para trabajos de grupo, asociaciones, pagar facturas, exámenes, cumpleaños…

Personalmente me gustan agendas lo suficientemente grandes como para poder tener espacio para incluir mis listas, así tengo todo en un mismo sitio. Si la puedes llevar siempre contigo, todavía mejor, es un espacio perfecto para escribir nuevas ideas, y dar rienda suelta a tu creatividad. Hay agendas organizadas visualmente por días y otras por semana, ahí depende ya tu gusto, aunque en mi opinión ver toda la semana de golpe te ayudará a organizarte con planes más a largo plazo.

Tip 3: Dedícate tiempo

Es importante que todos los días te dediques tiempo a ti mismo, los comienzos, siendo la Universidad uno de ellos, no siempre son fáciles, pero se pueden sobrellevar muchísimo mejor rodeado de lo que te apasiona. Queda con tus amigos, sal a correr, retoma el libro que tienes abandonado o termina la temporada de tu serie favorita.

Nuestro cerebro necesita descansar, desconectar, para poder trabajar al 100% después.

Tip 4: No seas tan duro contigo mismo

Es normal no poder llegar a todo, al fin y al cabo, no somos omnipresentes y muchas veces no calculamos bien cuánto tiempo nos va a tomar una tarea.Si no has conseguido terminar todo lo que querías hacer, no te castigues, intenta ver cómo podrías haberlo hecho mejor. Igual el fallo está en que deberías haberte levantado un par de horas antes, ¡hazlo al día siguiente!

Espero que con estos consejos empieces el curso con ganas, sabiendo que puedes compaginar todo aquello que debes y quieres hacer. La Universidad va mucho más allá de las aulas, y organizando nuestro tiempo es como verdaderamente vamos a poder vivir la experiencia al cien por cien.

¡Nos vemos pronto!

 

Texto: Anais Valencia Corcín – Departamento Social

Revisión y maquetación: Alba Padilla Cortés – Departamento Prensa